dilluns, 8 de juny de 2009

Los instintos afloran



Se miró las manos ensangrentadas y gimió al ver el cadáver pálido de su víctima a sus pies. Los instintos, pensó. La sangre por sus venas corría con fuerza, se sentía más vital que antes de cazar a su presa. Se arrodilló y miró con atención el cuerpo inerte que yacía en el suelo, lo observó con atención hasta encontrar la marca que más temía encontrar allí. Como acto reflejo se llevó la manga de la camiseta a los labios. Sangre. Soy un monstruo, se dijo con una sonrisa involuntaria en los labios. Los instintos afloran.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada