dijous, 11 de juny de 2009

El último esfuerzo



Corría, como un desesperado corría. Lo atacaban y él fintaba sin problemas... pero era una ofensiva constante. Cada vez faltaba menos, podría decir que habría terminado y no lo volverían a placar. Queda poco tiempo: treinta segundos, veinte, diez, cinco, cuatro, tres, dos, uno y... ¡punto y partido! Y tanto tirarse unos contra otros por una maldita pelota.

1 comentari:

  1. Vaja, està wai. I això?, no és un tema que toquis gaire. M'ha agradat, senyoreta, sí senyor.

    ResponElimina